lunes, 12 de diciembre de 2016

2541.- Haciendo cosas con kiwis

¡Hoy hablamos de fruta, no de pájaros raritos!  El kiwi o actinidia deliciosa, es una fruta originaria de China, introducida en 1904 en Nueva Zelanda. La planta es una enredadera que crece en zonas templadas y, la verdad sea dicha, tiene una pinta preciosa a la par que deliciosa, con hojas redondas y flores blancas.

Cultivo de kiwi verde Hayward (vía Servicio Regional de Investigación y Desarrollo Agroalimentario)

El sabor de los kiwis es ácido, aunque si están maduros de verdad la pulpa no resulta tan áspera y no hay que recurrir a las variedades dulces híbridas que han sacado de color dorado. Como todo lo ácido, nos da un juego especial tanto para dulce como para combinar en ensalada. La variedad más extendida, la Hayward, se cosecha la primera quincena de noviembre. Quizá por eso los últimos que compré me han sabido más deliciosos que nunca. Me encanta comerlos cortando por la mitad y con la cuchara, como si fueran un yogur, pero últimamente los pelo y parto en trozos para compartir con el bebé.

Como siempre, si tenemos una amplia cosecha en nuestras manos, posible es, ya que vivimos en una zona templada y podríamos plantar una de estas enredaderas en el patio, lo primero es hacer una mermelada.

Mermelada de kiwi (vía Directo al paladar)


Y aprovechando la mermelada, galletas rellenas de la misma, mmm.. qué cosa más sugerente, una galleta que la muerdes y es verde por dentro, ¿cómo no la incluí entre los dulces para Halloween?

Galletas rellenas de kiwi (vía Recetas ABC)


El bizcocho es un básico de la cocina, para aprovechar frutos un poco maltratados sería la primera opción. No os deis un atracón, que luego tiene consecuencias.

Bizcocho de kiwi (vía Recetín)


Para llevar tenemos la opción de hacer bocaditos de kiwi deshidratado, son como galletitas. La historia estaría en deshidratar el kiwi.

Bocaditos de kiwi (vía El zurrón de los postres)


Como postre chulo y sano para estas fiestas, ¿qué tal un vasito de Kiwi con mascarpone? Me encantan las opciones no tan dulces.

Vasitos de kiwi y mascarpone (vía Julia y sus recetas)


Mencioné la posibilidad de hacer ensalada con los kiwis, ¿qué tal de tomate y kiwi? Tenemos la combinación de siempre de rojo y verde, pero mucho más jugosa que con la lechuga, ¡dónde va a parar!
Ensalada de tomate, kiwi y queso fresco (vía La emperatriz de Lavapiés)


Un entrante ideal de cara a los menús de navidad es ponerle un poco de glamour frutal a nuestra postre, por ejemplo, combinando kiwi, mango y otras frutas. Meditad sobre ello: el ácido del kiwi, el dulzor del mango... el equilibrio perfecto. Y además ¡superligero y para toda la familia!

Ensalada de frutas, dulce y refrescante a la vez (vía Tus recetas del mundo)


A diario también podemos disfrutar de una opción de merienda diferente, como este sandwich de pollo y kiwi, como ya habíamos comentado, ¿por qué limitarnos a lo dulce?

Sandwich de pollo, kiwi y chile (vía Mujer de élite)


Por último, esos bebés que están para comérselos cuando duermen, literalmente:

Kiwis a escala (vía Cuánta razón)


¿Tenéis alguna receta favorita de kiwi? 
¡Compartidla en comentarios!

¡Que aproveche!


4 comentarios:

  1. Hola
    Dato: En el jardín, si solo plantas una planta de kiwi nunca vas a obtener fruto. Necesitas mínimo una planta macho y una planta hembra para que dean kiwis.
    No soy experta, pero siempre he oido eso, y si te fijas siempre hay plantada más de una planta.
    Biquiños y perdón si no es apropiado el comentario, jeje. Pero solo es un dato informativo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias por tu comentario! Siempre es buena idea saber más de botánica.

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario, es importante para nosotros.

Si quieres compartir:

google analytics