miércoles, 26 de noviembre de 2014

2239.- ¡Vuelvo a creer en el ser humano!

O al menos, en un niño...

Recordaréis el post del miércoles pasado en el que os comentaba mi pérdida de fe en el ser humano pues ayer, mientras esperaba en un semáforo dándole vueltas al post de hoy, un niño de unos nueve años, me devolvió esa fe ¡a lo grande!

Os cuento.

Ayer por la tarde, sobre las cinco de la tarde, esperaba en un semáforo en mi camino de casa al colegio. Había, esperando a que el semáforo se pusiera en verde para los peatones, varias personas, entre ellas, un hombre ciego

Se pone en verde, sin el característico sonido para los ciegos, y cruza la señora filipina con el carrito del niño. Cruza otra señora y de frente al invidente, cruza otro señor.

Éste le ve y titubea sobre ayudarle o no pero cuando ya se decide, aparece tranquilamente un niño tirando de su mochila con ruedas, coge al invidente del brazo y le ayuda a cruzar la calle sin más miramientos. ¡Con toda la naturalidad del mundo!

vía www.dibujosparacolearinfantil.com

Al llegar al otro lado, el señor invidente le da las gracias, tira de frente y el niño, hacia arriba caminito de su casa, supongo.

Os prometo que aplaudí dentro del coche. Casi lloro. Grité "¡Ole, ole y ole!" cual posesa y no pité por no asustarles pero me quedé con las ganas de pegar un bocinazo tremendo, cual camión americano, para hacerle la ola al niño y agradecerle su gesto como fuera.

¡Con que naturalidad! ¡Con que tranquilidad! Sin ser consciente que dentro de un coche, una maruja casi histérica le agradecía el gesto bailando, gritando y llorando. 

Un simple gesto. Eso que el otro día no tuvieron a bien hacer ninguna de las personas que rodeaban a Javi. ¿Será la inocencia de los niños? ¿Será que los adultos ya estamos tan renegados con la vida y el mundo que nos hemos vuelto insensibles?

No quiero ponerme negativa. Este niño, al que espero ver muchas otras veces cruzando delante de mí, me ha devuelto la fe hacia nuestros congéneres. Me ha dado una gran lección de vida

Él no esperaba nada. Él actuó de manera natural: señor ciego que no puede cruzar, le doy la mano y cruzo con él. Y luego, cada uno para su lado. Y ya está. Sin más aspavientos. Sin fiestas ni vítores. Es algo lógico el que yo, niño, ayude al ciego a cruzar. 

Así lo ve él. 

Pero mi mente de adulto renegado ve toda una acción digna de mencionar en un post, digna de alabanza incluso, digna de fuegos artificiales. Pero él, el niño, no. Él sólo ayudo a cruzar la calle a una persona que no podía. Ya está. Sin más.

¡Sin más! ¿Tú también lo ves "sin más"? O como yo, ¿te admiras de que algo tan natural suceda y tenga como protagonista a un niño?

8 comentarios:

  1. La verdad se me nublaron los ojos con tu anécdota, si todos actuáramos como ese niño en que mundo tan hermoso viviríamos.....no pierdas la fe en la gente que todavía quedamos algunos jijijij te sigo desde hace tiempo pero creo que es la primera vez que te comento algo y me pico la curiosidad por conocer mas de ti.....y sorpresa eres de Madrid jijij soy Venezolana pero vivo en Madrid desde hace poco pero te comento que aquí hay gente muy buena y con conductas admirables aún, lo importante es no perderles!! Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bienvenida a Madrid Paola! Espero que disfrutes de tu vida aquí y me agrada mucho leer que aquí encuentras "conductas admirables". Espero que así sea. Muchas veces vivir en una gran ciudad deshumaniza pero, quiero pensar que son los menos los que tienen el corazón un poco sequito. Me alegra que estés por aquí y comenta siempre que quieras que hace mucha ilusión. Miles de besos.

      Eliminar
  2. Si, yo también lo veo 'sin más' y es que yo siempre digo que admiro el 'sentido común' de los más pequeños!!. También creo que a veces los adultos vamos 'demasiado acelerados' y/o solo pendientes de nuestros asuntos, o que simplemente tenemos más 'reparo' y pensamos ¿quizás le sienta mal?... por eso los niños hacen las cosas 'sin más'. Me ha encantado este post. (yo también te leo siempre eh? me encanta tu blog, pero hoy ya me he decidido a escribir)
    Bebes & Mamis
    www.bebesymamis.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad eso que dices de "¿le sentará mal si le ayudo?¿meteré la pata?" Creo que lo hemos pensado todos alguna vez. Pero casi es mejor preguntar y pedir disculpas que no hacer nada. Muchas gracias por visitarnos y comentar. ¡Y escribe cuando quieras y cuanto quieras! Besos.

      Eliminar
  3. Seguramente es un niño bien aprendido. A sus padres también hay que aplaudir!
    Besos Lola, hoy desde
    http://norma2-siempreesprimavera-norma2.blogspot.com.ar/2014/11/mujeres-talle-xl.html
    Y desde
    http://siempreseraprimavera.blogspot.com.ar/2014/11/lo-que-no-debes-poner-dentro-del.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, eso también lo pensé. Vamos que si un día le veo con sus padres, paro el coche, me bajo y les doy la enhorabuena por su buen hacer y por el hijo tan magnífico que tienen. Besos.

      Eliminar
  4. Tu cuento me alentó a escribirte y decirte que yo también me emocioné por la actitud del niño! Comparto que sus padres o maestros le enseñaron sobre la solidaridad. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sobre la solidaridad y la empatía. Asignaturas que, sin lugar a dudas, deberían enseñar en el colegio. Muchas gracias por tu visita y tu comentario, Elena y un beso muy gordo.

      Eliminar

Gracias por tu comentario, es importante para nosotros.

Si quieres compartir:

google analytics