miércoles, 16 de julio de 2014

2156.- El final del Mundial

Sí. Ya ha acabado. Menos mal. Seguro que casi todas estamos contentísimas de que el dichoso Mundial de Fútbol haya acabado. 

En mi casa, el gran futbolero es mi hijo mediano. Pero, el padre, que siempre presumía de que no le gustaba el fútbol, ha cambiado para convertirse en un reconvertido pesado y cansino. Debe ser que todos los hombres llevan un futbolero dentro de sí y, antes o después, aparece. ¡Como un alien! ¡Qué horror!

Como tuvimos la boda de un familiar muy cercano en Cádiz, llegamos en el tren justo para ver la dichosa final.

La niña mayor y el pequeño se fueron a la cama. Yo les acompañé un ratito hasta el final del partido ya que, lo que me gusta ver es, cuando le dan la copa y todo ese rollo. Siempre me alegro mucho por el que gana pero, las imágenes de los perdedores llorando me dan mucha lástima, a la vez que me pregunto cómo alguien puede llorar con tanta desesperación sólo por haber perdido un Mundial de fútbol. ¡De fútbol! Vamos, ¡que no han perdido a un familiar querido! ¡Ni el techo que les cobija! ¡Ni el trabajo!

Total, que estaba con estos pensamientos medio dormida cuando me doy cuenta de lo más importante de toda la final. De los tres países que allí se congregaban, Argentina, Alemania y Brasil, los dirigentes son ¡mujeres! 

Imagen via Centinela.Mx


¡Aleluya!

¡Qué pena tan grande que no asistiera la presidenta de Argentina para semejante foto! 

¿Será que ya vamos cambiando de mentalidades? ¡No perderemos la esperanza de que, algún día, quizás para nuestras hijas, exista en el mundo la igualdad real! ¡No perderemos la fe en que algún día, la conciliación laboral será un hecho natural y no un problema para las empresas y las mujeres que quieren ser madres!

En España, hoy en día, existe un problema grave de natalidad. Las mujeres ya no tenemos hijos. (Bueno, yo he cumplido con tres) Es muy difícil en esta sociedad tener hijos y trabajar al mismo tiempo. Sólo puedes decidirte a sacrificar tu trabajo por tu maternidad, si la otra parte tiene un buen sueldo que os permite seguir viviendo. Si no, los sacrificados son los abuelos o los niños en guarderías interminables.

Pero da igual. Los dirigentes se lamentan pero no ayudan. No se dan cuenta que, el horario partido que impera en muchas de las empresas, es anacrónico e innecesario. Que las mentalidades de muchos y muchas frente a este tema, son anacrónicas e injustas.

¿Sería diferente en España si gobernara una mujer? ¿Tendría la suficiente sensibilidad femenina como para poner fin a todo este desagravio?

No lo tengo claro. Fue muy gratificante comprobar que las tres dirigentes eran mujeres pero no tengo claro que, el ser mujer sólo por el hecho de ser mujer, nos haga más sensibles a diversos temas.

Me temo que una vez que escalas a ese puesto, las hormonas masculinas se imponen frente a las femeninas ¡y a la porra la sensibilidad femenina!

Tú que crees, ¿es mejor y más justo un país sólo por el hecho de estar gobernado por una mujer?

11 comentarios:

  1. Pues yo tampoco me había dado cuenta de que todas son mujeres! Es un avance que ya empiecen a haber mujeres en este territorio (ahora en Inglaterra también permitirán a las mujeres ser "ovispas"), pero aún así no sé si avanzaríamos del todo en nuestro país. En otros del norte de Europa las mujeres tienen mejores condiciones, mayor baja de maternidad, sueldos equitativos (bueno lo de los sueldos es en general), mayores puestos en las empresas..., pero creo que todo esto es por la mentalidad que tienen estos países. Yo cuando veo que en España, hay mujeres en la política que están en contra de que las mujeres tomen la decisión que consideren sobre su embarazo o hace años, estuvieron de acuerdo con que las compresas y tampones eran un bien de lujo para ponerles un IVA mayor, me da que pensar que estas juegan en el equipo de los hombres...
    Ojala hubieran mujeres en el poder que ayudaran a las mujeres de nuestro país a tener mejores condiciones.

    Besicos y enhorabuena por abrir un debate tan interesante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! La verdad es que hay muchas mentalidades que deberían cambiar. Empezando por las del pueblo llano porque, aunque parezca increíble, muchas veces somos nosotras mismas las que tiramos piedras sobre nuestro propio tejado. Besos.

      Eliminar
  2. hace falta un cambio de mentalidad muy profundo, porque dudo mucho que cambiara algo que tuviéramos una presidenta ... más que nada, porque inmediatamente me ha venido a la cabeza la imagen de Soraya Sáenz de Santamaría cuando el PP ganó las elecciones y ella volvió al trabajo a los 10 días de haber parido. A ver si se dan cuenta de que una natalidad alta es básica para el funcionamiento de un país y no un capricho

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué mal me sentó aquello de la vicepresidenta! Por lo menos podía haber esperado los días de baja obligatoria. Por respeto, al menos, a aquellas madres que luchamos por nuestros derechos y ella los pisoteó sin miramientos. Gracias, Alicia y besos.

    ResponderEliminar
  4. ¿no tienen licencia por maternidad? en Argentina son 6 meses con sueldo y otros 6 sin sueldo te guardan el puesto todo ese tiempo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué va! ¡Más quisiéramos! En España tenemos, si no recuerdo mal, 16 semanas de baja por maternidad que te paga la Seguridad Social y luego, te buscas la vida para que te cuiden al bebé que, en algunos casos como el mío, ni siquiera había cumplido los cuatro meses. Luego tienes reducciones de jornada por maternidad pero las empresas (y los compañeros) lo llevan fatal y, aunque no siempre, te fastidian lo que pueden para que al final, dejes el trabajo.
      No siempre es así pero, ésto existe. La triste realidad. Besos Adriana.

      Eliminar
  5. No creo que el sexo del gobernante influya mucho, y por mucho que me pese no creo que cambiemos nunca nuestra forma de ser. Seguirá estando bien visto pasarte horas en el trabajo aunque sea haciendo el paripé que haciendo jornada continua, incluso está mal visto que una madre prefiera quedarse en casa cuidando de su hijo que incorporarse a su trabajo antes de tiempo, los paises del sur tendremos esta mentalidad y punto.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy contigo Teresa. Lamentablemente tenemos esta mentalidad y costará mucho cambiarla aunque,espero que algún día lo logremos gracias, entre otras cosas, a nosotras que educaremos a nuestros hijos con otra mentalidad. Gracias y besos.

      Eliminar
  6. no creo que pase por el género de quien lo gobierne...
    y estoy trisssste! cómo vivir sin mundial?! Debe ser que soy de un pais muy futbolero... aca se disfruta se transpira y se ama al fútbol!
    besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿De dónde eres Ivana? Ya siento que estés triste... Dentro de cuatro años, ¡más! Besos.

      Eliminar
  7. Hola! Yo miré todos los partidos del mundial mientras acolchaba a mano un edredón de 3x3 mtr. Me encanta el mundial, aunque se que está bastante arreglado. Soy la única en casa que lo mira, salvo la final que esta vez le tocó a mi país y que dignamente sacamos el segundo puesto. Yo sí me había dado cuenta que eran tres mujeres y te olvidadte de que el tercer puesto de Holanda la tiene a Máxima. De paso te cuento, que aunque no la quiero, Cristina estaba con licencia por enfermedad. Un beso!

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario, es importante para nosotros.

Puedes compartirlo:


google analytics