miércoles, 28 de mayo de 2014

2122.- "la felicidad nacional bruta"

Es lo que el rey de Bután instauró en su momento para medir la prosperidad de sus súbditos. Y el resto del mundo, que somos unos copiotas, intentamos conocer y medir también nuestra felicidad. 

Y ahora resulta que los más felices son los daneses. Y eso que no tienen todo a su favor. Sin embargo, son felices y viven felices tal y como refleja el último Informe Mundial sobre la Felicidad realizado por la ONU en 156 países.


Y ¿sabéis que puesto ocupa España? El 38. Nosotros, tan orgullosos siempre de que vivimos en el país de la felicidad. Donde reímos a carcajadas. Donde siempre estamos bailando y cantando. Donde las personas se tocan y se abrazan. Donde trabajamos para vivir y no vivimos para trabajar... ¡Ja! Nada más lejos de la realidad.

¡Todo estereotipos!

Somos tan tontos que copiamos lo malo de los países que creemos por encima de nosotros y nos olvidamos de nuestro propio yo. De nuestra alegría. De nuestras ganas de vivir. Y vivir bien.

Y encima, tanto esfuerzo y tanto trabajo, no nos sirve para nada porque, me da la impresión que, para el resto de Europa, seguimos teniendo la imagen de los españolitos vagos y fiesteros que se pasan el día durmiendo la siesta sin pegar un palo al agua. 

¡Más esterotipos!

Y lo que más rabia y envidia me dio de todo el reportaje que leí en XL Semanal "Dinamarca: Un Mundo Feliz" escrito por Carlos Manuel Sánchez y que podéis leer aquí, es cuando dice que "a las cuatro no queda nadie en la oficina. Recogen a los niños de la escuela y cenan en familia."

¡Ahí es cuando me cagué en todo aunque esté fea la expresión! ¡Qué envidia y de la mala!

No se si habéis trabajado en oficinas pero si la respuesta es afirmativa, sabréis entonces a que me refiero con "el calentamiento de silla" que nada tiene que ver con el Calentamiento Global.

El Calentamiento de Silla son todas esas horas perdidas que la gente pasa en la oficina para salir más tarde que el jefe/a de turno. No sea que vayamos a salir antes que él/ella y pueda pensar alguien que tenemos vida personal y unos hijos que atender o un gimnasio al que asistir. ¡O que quiera rascarme la barriga en el salón de mi casa!

No. Nosotros somos muy profesionales y nos pasamos chorrocientas horas trabajando. ¡Hasta la diez de la noche! Que así se demuestra que somos más profesionales y por supuesto, imprescindibles. 

Y si alguien tiene la desfachatez o la osadía de irse a su hora, ¡menudo vago/a! que a juzgarnos no nos gana nadie.

¡Ay, ilusos! Y así nos va. El paro por las nubes. Mujeres profesionales convertidas en madres a jornada completa porque sus horarios son incompatibles.

¿Incompatibles? ¿Con qué? ¿Frente a qué? ¿Por qué?

Porque tenemos una mentalidad que debe cambiar desde la base hasta la cúspide. Porque nos faltan muchos de los ingredientes de la felicidad "a la danesa" que son confianza, riqueza, solidaridad, transparencia, libertad, equilibrio, sencillez y sociedad civil.

Se me caían unas lágrimas como melones cuando leía testimonios tales como "aquí que no tengas dinero no significa que renuncies a tus sueños" o "sabemos combinar la vida familiar y la profesional" ¡Igualito que nosotros!

¡Y así nos va! Y lo peor, no aprendemos. Nos hemos metido un batacazo de la leche pero nos lo volveremos a meter una y otra vez.

Porque, en lo profundo, en la base, no tenemos ninguna intención de cambiar. O por lo menos, yo no las veo. Seguimos preocupados por la misma mierda de siempre.

¿Algún día cambiaremos? ¿Algún día seremos el número uno en este ranking?

12 comentarios:

  1. Me temo que seguiremos envidiando a los países del norte porque aquí nada cambiará.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lamentablemente Teresa. Tenemos mucho que corregir y no se si todos estamos por la labor. Besos.

      Eliminar
  2. Oh, este tema, que me cabrea no sabes cuánto... Siempre me negué a calentar silla. Y tengo responsabilidades en mi casa mucho más importantes que atender. Si no que se lo expliquen a los de Servicios Sociales cuando desatiendas a tus hijos... ¿Sabíais que el protocolo cuando a un alumno no se le pasa a recoger por el cole después de salir es llamar a la Guardia Civil? Pues a ver si somos reincidentes...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo del calentamiento de silla es un mal con el que debemos acabar todos. Está en nuestra mano pero hay gente a la que le va la marcha. Tremendo. Besos.

      Eliminar
  3. Es que España es muy muy profunda...

    ResponderEliminar
  4. hola amigas!! eso pasa en España???, yo soy de México y yo creo que ganaríamos el 1er lugar en " la silla más caliente",, así es, en las empresas privadas tienes que salirte después de tu jefe, y en las de gobierno igual pero aparte debes ser un tanto servil,, ya le traje un cafecito u organizar su cumple con los demás compañeros aun que no quieran es como " afuerzas",, ya que si se vienen posibles cambios de puestos, pues si tu no le "entraste" al servilismo pues no te toman en cuenta,,,,también las ofis de gobierno son verdaderos mercados, todos venden algo y les pagas en la "quincena", dulces, cósmeticos por catalogo, joyería y hasta comida,,,,y bueno tenía una idea diferente de España ya que hace unos tres años Mario (mi esposo), trabajó alrededor de cuatro meses en una empresa llamada Isban, y el dice que a la hora de salida apagaban las luces y todos para afuera, como a las once de la mañana todo mundo tomaba cafecito, fumaba, platicaba, el quedó fascinado, y dice que nada que ver con los trabajos de aquí,,,, abrá sido una excepción??,, saludos des México, Moni

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Moni: Pues me imagino que en cada empresa se harán las cosas diferentes aunque "el calienta-sillas" yo creo que existe en casi todas. Pero vamos, que yo mañana mismo le echo un vistazo a Isban y lo mismo hasta les mando el curriculum.
      En cuanto a lo del cigarrito y el cafetito, eso sí se nos da bien pero hasta lo de los regalos y el servilismo, creo que no llegamos. Estaría muy mal visto que se le hicieran regalos personales al jefe. Aquí el "pelota" tiene mala imagen. De hecho al jefe si se le putea pues ¡mejor que mejor!
      Muchos besos y muchas gracias por seguirnos. ¡Es un placer leer otras opiniones de otros países!

      Eliminar
    2. jajajja!! Hola Lola! me siento feliz que hayas leído mi comentario, y bueno, creo que ya es bastante que no llegen a eso de ser servil, y la verdad es que no hay que generalizar, en todos lados habrá de todo, jefes buenos y malos, pero como dice abajo Alexandra Abarca de Costa Rica, a ser felices que a eso venimos a este mundo!!! un abrazo! Moni, y sí, sigo este espacio que me dá buenas ideas, felicidades!!

      Eliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Aunque mi país este en el primer puesto, tengo mis dudas, pero en fin no nos amarguemos y seamos felices.
    Saludos Ale-Costa Rica

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final, me temo que nunca estamos contentos con lo que tenemos. Siempre, el ojo crítico, nos hace ver las cosas malas pero estoy segura que, tanto en tu caso como en el mío, nuestros países, con sus defectos y virtudes, son sitios increíbles para vivir. Besos y muchas gracias, Ale.

      Eliminar

Gracias por tu comentario, es importante para nosotros.

Puedes compartirlo:


google analytics