lunes, 19 de octubre de 2015

2389.- Sándwiches clásicos para tardes de otoño

Con este tiempo frío lo que más apetece es quedarse en casa calentito, tejiendo, viendo la tele, o pasando la tarde con juegos de mesa o de consola. ¿Y qué mejor que unos sándwiches como tentempié para no interrumpir nuestros pasatiempos?

El sándwich forma parte oficialmente de nuestro vocabulario desde 1927, también era conocido como emparedado. Consiste en dos rebanadas de pan de molde entre las cuales se colocan diferentes ingredientes como carne, queso, verduras... que tiene su origen en Inglaterra. La primera vez que se documenta con ese nombre es en 1762 por parte de un historiador inglés. La historia de su origen tiene miga y toma su nombre de John Montagu, IV conde de Sandwich, quien, lejos de inventarlo, le gustaba tomar este alimento para no mancharse las manos mientras jugaba a las cartas. Desde entonces es la comida rápida inglesa más popular y se calcula que se consumen cada año unos mil trescientos millones de sándwiches preparados sólo en Gran Bretaña.

Lo más fácil es que nos preparemos un sándwich mixto, pero, ¿para qué limitarnos a algo tan simple? Hay muchas opciones clásicas para variar de sabor.

¡Toma ejemplo de algunas de las más conocidas y sabrosas!

Sándwich club, también denominada Clubhouse sandwich, tiene doble piso y va cortado en cuatro partes. El relleno tradicional es carne de pavo, panceta, queso, lechuga picada, tomate en rebanadas y mayonesa. Suele acompañarse de patatas fritas. Su origen lo sitúa por primera vez en Saratoga Springs, Estados Unidos, en 1894.


Sándwich club vía Wikipedia


El croque monsieur apareció por primera vez en un café de París en 1910, desde entonces este sándwich de jamón y queso emmental o gruyere, cubierto con bechamel y gratinado al horno, no ha dejado de saciar nuestro hambre.


Croque Monsieur vía Utilísima receta


El sándwich de huevo siempre me recuerda un largo monólogo de humor en el que la madre siempre le preparaba al protagonista una lonchera con un "sándiche de huevo". Y no es mala idea utilizar una rica ensalada de huevo para rellenar un delicioso y nutritivo emparedado.


Sándwich de huevo vía Sabrosía


El sandwich vegetal, que podemos aderezar con atún, jamón york o salmón, es siempre una opción de lo más sana. La proporción de lechuga, tomate, mayonesa y otros ingredientes es, como en todos los sándwiches, totalmente personalizable.


Sándwich vegetal con salmón ahumado vía Entre fogones anda el juego


Una variedad del croque monsieur es el Monte Cristo. Más dulzona, sazonada con azúcar glas y acompañada por mermelada o sirope de arce. Tiene su origen en Estados Unidos, donde varios locales de Los Ángeles se disputan la invención, ya que aparece en sus cartas desde 1940.


Sándwich Monte Cristo vía WikiHow


Para terminar con los más golosos, os remito de nuevo a la sugerencia de la compañera Lola, el clásico de nocilla.


Sándwiches de nocilla vía Desmotivaciones


Y después de todos estos inspiradores ejemplos... ¿Cuál es vuestro favorito para las tardes de otoño?


¡¡Qué aproveche!!


4 comentarios:

  1. Mmmmmmmm délicieu bonne nuit Marie-Claire

    ResponderEliminar
  2. Es verdad que como el de nocilla ninguno pero creo que este fin de semana pruebo sí o sí el Monte Cristo. ¡Con lo que me gusta el sirope de arce! Besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Espero que te haya resultado tan impresionante como a mi! :-P

      Eliminar

Gracias por tu comentario, es importante para nosotros.

Puedes compartirlo

google analytics