lunes, 27 de octubre de 2014

2219.- ¿Y qué hago yo con tanta calabaza?

Esta es una pregunta que me viene a la mente año tras año cuando veo que los hogares españoles, a imitación de los americanos, se llenan de calabazas decorando puertas y ventanas, ¿qué hago yo ahora con el interior de la calabaza?

La calabaza, esa cucurbitacea, a veces grande o pequeña, a veces redonda o alargada que en esta época cobra un protagonismo redondo y naranja, es una fruta de temporada que nos llegó, como tantas otras cosas ricas, desde América en el siglo XVI.

Tradicionalmente a mi sólo se me ocurría una cosa que estuviera hecha con calabaza y no la he visto hacer nunca: el cabello de ángel o cidra. De modo que, acudiendo a internet, origen y solución de todos nuestros problemas, fuente de inspiración y conocimiento, voy a iluminar un poco vuestras mentes con un menú completo para toda la familia a base de calabaza.

¿Qué tal una cremita de calabaza? Siempre entra bien algo caliente en las noches de otoño.

Crema de calabaza y quesitos (recetacremadecalabaza.net)

El otoño de este año está resultando un tanto peculiar, quizá podamos empezar con una rica ensalada.
Ensalada de otoño de calabaza y queso feta (Directo al Paladar)

Para los más pequeños también se puede aprovechar esta rica fuente de nutrientes, ¿os apetece un rissoto?
Rissoto de calabaza (Madres Hoy)

Pero no todo son dulces en el mundo, un plato principal también puede llevar calabazas, como este guiso de calabaza y castañas.

Guiso de calabaza y castañas (Cocina de Nihacc)
Para finalizar el postre. Hace unas semanas Iria Castro nos enseñaba una receta de pastel de calabaza que voy a aprovechar para reproducir ahora... porque una foto se queda corta. Necesitaremos:
  • 250 g. de calabaza limpia de cáscara
  • 75 g. de mantequilla
  • 60 g. de azúcar glass
  • 50 g. de harina
  • 4 g. de levadura química
  • 30 g. de licor de melón o melocotón o ninguno, no es imprescindible.
  • 25 ml de nata
  • 1 huevo
  • Agua y 120 g de azúcar
Precalentamos el horno a 180ºC.

Cocer la calabaza una vez pelada y cortada en trozos pequeños en el agua y los 120 g de azúcar. Una vez cocida (aproximadamente 20 minutos a fuego medio) retirar del fuego y escurrir. También tenemos la opción de cortar en trozos la calabaza y cocerla en el microondas en 4 minutos, dentro de una bolsa para horno y microondas.

Fundir en una sartén o en el microondas mantequilla, añadir la calabaza y poner la mezcla en un bol. Añadir el azúcar glass, la harina previamente tamizada, la levadura química y mezclar muy bien. Por último, incorporar la harina, el huevo, el licor y la nata. Mezclar muy con ayuda de unas varillas o la batidora hasta conseguir una masa homogénea.

Verter la mezcla en unos moldes. Si son individuales, hornear 15 minutos. Retirar y desmoldar una vez fríos. Si preferimos hacerlo en un molde grande, hornear el pastel 40 minutos.

Iria sugería una ensalada de mango y menta, así como una crema de pimienta rosa para acompañar estos pastelitos, pero si no queremos complicarnos la existencia, un poquito de refrescante macedonia y un chorrillo de crema de queso de untar bien mezclada con azúcar glas, pueden hacer las delicias de toda la casa en cuestión de minutos.

Pastelitos de calabaza


¡Ya no volveré a protestar si me dan calabazas!







1 comentario:

  1. Me encanta la crema de calabaza o auyama como la conocemos en mi país......la receta de la ensalada me la copio para probarla.....Gracias!!

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario, es importante para nosotros.

Puedes compartirlo

google analytics