miércoles, 8 de octubre de 2014

2205.- ¡Larga vida a los cochecitos de Casualplay!

Todavía no he cerrado la boca. Madre mía si llego yo a pillar uno de estos cochecitos de bebés cuando nació mi hija hace ya la friolera de doce años. ¡Lo que han evolucionado los cochecitos! Ya quisieran las empresas tecnológicas haber tenido la misma evolución ascendente que Casualplay. Así, sin exagerar.

Y no lo digo de coña. Os cuento.

El pasado miércoles 1 de octubre, Casualplay tuvo a bien invitar a Labores en Red a la presentación de la colección 2015 y de dos de sus nuevos productos: Loop, el cochecito estrella y Casualplay Cot, un capazo universal que se puede combinar con todos los modelos de la marca.  
 
Casualplay Loop

Y yo, que soy muy bien "mandá" y no veo el momento de abandonar a churumbelandia con su padre, allá que me fui feliz como una perdiz. 

El sitio elegido, para reunirnos a la cuadrilla de blogueras invitadas, ya me pareció estupendo. En el Espacio Mood en la Corredera Baja de San Pablo, 8, un lugar muy castizo. Y la presentación, muy acertada y profesional. (Sin pasar por alto la magnífica merienda a base de diversas tartas que, con mucho esfuerzo y sacrificio, no probé por el bien de mi régimen)

Además tenían a tu disposición, para toquetear y manosear, todos lo cochecitos. Y, en mi caso, para comprobar la mala suerte que tuvimos. Si lo llego a saber retraso unos años el nacimiento de la niña (puestos a la planificación familiar que más da año arriba, año abajo) porque, entre mi cochecito y los que se presentaban, ¡un mundo!

Fáciles de manejar; no pesan; puedes elegir el color de la tapicería e incluso, combinarla en diferentes colores para personalizar tu cochecito; plegado en un único movimiento; cestas grandes y espaciosas; 100% maniobrables... Un montón de ventajas frente a mi cochecito que os comparo y entenderéis enseguida mi frustración: pesaba como un mal matrimonio; la tapicería era horripilante con ositos dificilmente combinable con nada; para plegarlo debías estudiar un curso y además sacar músculo todos los días en el gimnasio; la cesta era ridícula y no servía más que para coger el polvo de la calle y, por supuesto, de maniobrable, nada de nada.

Y encima, ¡me duró para los tres niños! Cachis...

Yo desde luego, hoy por hoy y visto lo visto, lo tendría claro. Si tuviera un cuarto hijo (que ni siquiera por uno de estos cochecitos me tienta la idea), compraría un cochecito de Casualplay. Además, los 48 años en el mercado español donde ha sido la primera empresa en diseñar y patentar sistemas de retención infantil, avalarían más aun, la compra segura.

Lo dicho. Si estáis en época fértil y necesitadas de cochecitos, no lo dudéis. Echarle un vistazo a su web y disfrutar de este nuevo mundo que se abre para vosotras, madres aventajadas del futuro.

2 comentarios:

  1. Me has arrancado una carcajada, Lo tendremos en cuenta para los nietos, ya que me pasa como a ti. Y gracias porque yo ni idea ya de cochecitos, el mío ya es del pleistoceno. Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces ni lo dudes que estás como yo. De nuestros cochecitos a los de ahora, ¡un mundo! Besos grandes y gracias por la visita y el comentario, Pandora.

      Eliminar

Gracias por tu comentario, es importante para nosotros.

Puedes compartirlo

google analytics