miércoles, 27 de agosto de 2014

2181.- La gallina mágica

Hoy os iba a hablar de la tan manida por estas fechas, vuelta al cole

No quería hablaros de uniformes y libros de texto si no, de ese momento que nunca sabes como apaciguar: ¡el madrugón!

Hay madres que comienzan una semana antes a despertar a los niños a las siete de la mañana para que vayan adaptándose pero yo siempre pienso, "pero ¿para qué adelantarles una semana el sufrimiento?"  ¡Odio tanto madrugar! 

El caso que, al final, lo que hago es no despertarles a las siete pero sí a las nueve de la mañana que, teniendo en cuenta que ahora se despiertan a las once, ya es suficiente madrugón.

Pero, al final, no os voy a disertar sobre ésto (aunque acepto recomendaciones y sugerencias), hoy os voy a hablar de la imaginación y la mente de los niños. Voy al grano.

En el jardín de nuestra casa de verano tenemos una horrible gallina con su horrible marido el señor gallo que mi no horrible marido (en su mal gusto) compró para adornar el jardín. Y también tenemos un hada madrina que viene tres días en semana a cuidar de nosotros y que nos trae huevos de sus gallinas "verdaderas"

La gallina mágica con su marido el señor gallo posando para la foto


Y siempre que viene, deja un huevo en la gallina que, el niño de seis años, recoge todo ilusionando y convencido de que la gallina pone huevos "sólo los días que hace sol" y no, los lunes, miércoles y viernes que es cuando viene el hada madrina.

Estaréis conmigo que es sorprendente. ¿Cómo puede ser que esa cabecita tan bien amueblada, que utiliza la tecnología más adelantada con los ojos cerrados, crea que la gallina es mágica? Pero además es que está tan convencido que se lo cuenta a todo el mundo como algo tan normal: la gallina es mágica y pone huevos sólo los días de sol. 

Está claro que, por mucho que sean mentes abiertas y mucho más adelantadas que nosotros a su misma edad, la inocencia de un niño de seis años es la inocencia de un niño de seis años. Y doy gracias porque, en su mente, siga existiendo la magia y la fantasía y pido porque le dure muchos años más.

Que ya tendrá tiempo para realidades duras y sufrimientos. 

¿No os parece increíble? ¿Tienen vuestros hijos tanta imaginación?

4 comentarios:

  1. Mis pompones, bastante más grandecillos ya, justifican y creen toooda clase de cosas curiosas que a mí me llenan de alegría y que intento fomentar de todas las maneras posibles. A mí me chifla que los niños tengan esa capacidad de abstraerse y crear un mundo paralelo, así que les doy alas.

    Y en cuanto a los madrugones, yo siempre pienso en recortar un poco todos los días y pasar de las 11, que es la hora a la que se levantan, a las 8-9 paulatinamente, pero todos los años ha sido un fracaso absoluto y la primera semana de clase vamos todos zombis. Creo que va a ser uno de sus recuerdos cuando sean mayores...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Confirmado Paula, mi idea de que empezaran a levantarse esta semana sobre las nueve, ha sido fracaso absoluto. Verás el martes que mal rato que pasamos. Besos.

      Eliminar
  2. Que lindo post, me has inspirado a mí que tengo una niña de 4 y una de meses, y sí la verdad que con niños uno inventa cosas de cosas y ellos le ponen más color a la vida. Mi beba dice que Santa es un cuento pero que la hada de los dientes, ah no! a esa la ve volar en las nubes de las 5 pm cuando llegó del trabajo.
    En cuanto a los madrugones, yo me voy a la tarea de dormirla a una hora, digamos 9 pm una semana antes para que la levantada no duela tanto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias Eleana! Seguro que la niña tiene razón y ve volar al hada de los dientes. Mi hijo mediano en su día, escuchó al Ratoncito Pérez cuando le cogía el diente de debajo de la almohada y le dejaba la monedita correspondiente. Y estaba super convencido. Incluso ahora que ya sabe que el Ratoncito somos nosotros. Besos grandes.

      Eliminar

Gracias por tu comentario, es importante para nosotros.

Puedes compartirlo

google analytics