miércoles, 20 de agosto de 2014

2176.- Aprender a montar en bici

¡Milagrosamente! Sí, milagrosamente.

Este año me tocaba, sí o sí, enseñar a montar en bici sin ruedines a mi hijo de seis años. Me daba una pereza increíble pues ya sabéis (casi) todas que significa eso: riñones al jerez y nervios por los suelos.

Sin embargo, ¡nada más lejos de la realidad!

Resulta que estaba el niño con la bici de un amiguito y yo, charlando con su madre. Cuando el niño quiere aprender a montar y, ni corta ni perezosa, engancho la bici por el manillar y por debajo del sillín. Vamos, lo típico. A lo que esta madre amiga me dice, "No, no. Así no. Cógele con dos deditos por el cuello. Así el niño va más recto y guarda mejor el equilibrio"

Y, allá que va y agarra al niño con los dos deditos por el cuello, le mantiene así unos segundos mientras el niño va dando pedales y ¡le suelta! ¡Y se mantiene en la bici sin caerse durante unos segundos!

Yo no daba crédito a lo que estaba viviendo. Dentro de mi garganta podría haber aterrizado un 747 de lo abierta que tenía la boca. 

Ella hace eso por un par de veces y yo otras tantas y, ¡tachán! Soltamos al niño y pedalea tan pichi sin ruedines. 


Foto recién hecha del niño descalzo y en pijama sin casco porque es por el jardín de casa

Esta operación no nos llevó más de diez minutos. Y yo no hacía más que recordar el puñetero verano que me pasé enseñando a los dos mayores. ¡Todo un puñetero verano! Y aprendieron malamente. Y mi espalda se quedó tocada para los restos. Y las peleas con mi marido por el "ahora te toca a ti". Y las peleas con los niños porque "no lo estás haciendo bien" y "eres tú que no sabes agarrarme bien". Y por supuesto, el tan manido "¡me he caído por tu culpa!".

Así que no lo dudéis, si tenéis que enseñar a vuestros hijos a montar en bici, dos deditos agarrándoles el cuello y ¡mano de santo!

Y no penséis que se mantiene durante un ratito y ya está, no. El niño se da paseos con nosotros de unos cuatro kilómetros que, no es que sean la Vuelta a España o el Tour de Francia, pero para sus seis añitos ¡están estupendos! Y sin caerse ni una sola vez.

¿Es milagroso o no es milagroso? 
¿Cómo enseñasteis vosotras a vuestros hijos a montar en bici? 
¿Qué tal quedaron vuestros riñones?


10 comentarios:

  1. Aunque aún me quedan unos añitos tomo nota, espero acordarme cuando llegue el momento. Yo lo más original que he visto hasta ahora ha sido: una bici que lleva en la rueda unos pesos que hacen que el/la niñ@ mantenga el equilibrio solit@ y sin ruedines (entre 200 y 300 euros creo recordar que vale) y más en versión casera un padre que había atado un palo en vertical a la barra del sillín de la bici, que tenía que correr detrás de la bici pero al menos no tenía que agacharse...

    ResponderEliminar
  2. Huiiiii pero qué bien me viene....mi niño tiene siete años, y ni nguna ganitas de aprender...precisamente ayer se volvió de la calle a casa porque todos sus amigos estaban con la bici....yo le intenté convencer de que tenia que aprender y él, que no....por la tarde estuvimos en un parque y alli que lo vi montado en una con ruedines, y ahi que aproveché, "a que se va bien......". Al niño ya lo tengo motivado y ahora esto tuyo....muchas gracias...ya contaré. Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pues ya me contarás Manoli! Espero que a tí también te sirva. Desde luego, en mi caso, como ya os he contado, ha sido milagroso. Prueba pronto sin falta que con siete años ya tienen también más destreza y seguro que aprende tan rápido como el mío. Besos enormes.

      Eliminar
  3. Pues no conocía yo esta técnica. A mí me enseñó mi padre, que es más bruto que la madre del amigo de tu hijo. Tendría yo cinco o seis añitos, me llevó a un descampado y me montó en la bici de mi hermana (que tenía doce o trece años). Yo apenas llegaba a los pedales, pero mi padre me dijo "Tú tranquila, que yo te sujeto la bici por detrás". Total, que mientras iba pedaleando mi padre me iba dando ánimos desde atrás, sujetando la bici, hasta que dejé de escucharle y, al girar (el descampado era redondo) lo vi como a cien metros de distancia. Él super orgulloso de mí y yo super cagada de miedo. Fue igual de rápido que tú método, pero más traumático, más de los años noventa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pues si te cuento cómo te enseñaban en los ochenta! En mi caso, ni siquiera me enseñó mi padre. Dos amigas me llevaban del sillín y me soltaron de golpe y porrazo. Teniendo en cuenta que una es torpe, me metí semejante porrazo que me clavé el manillar en la garganta y todavía me acuerdo del dolor. Desde luego, eran otros tiempos. Besos grandes Petite Blasa.

      Eliminar
  4. Qué descubrimiento! Yo estoy esperando que aprenda a pedalear con ruedines...una odisea! Segurobque lo practicaré cuando toque!!! Gracias
    Diana

    ResponderEliminar
  5. Ayyyyy!!!!! que descubrimiento!!!!! mañana mismo lo pongo en práctica.
    Gracias....ojalá funcione.
    Maribel.

    ResponderEliminar
  6. cuando mi amiga manoli me lo conto no podia creermelo
    Tengo dos niños q aun no han aprendido a montar en bici y q ya lo daban por olvidado, pero ahora nos pondremos manos o mejor dicho"dedos a la obra".

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario, es importante para nosotros.

Puedes compartirlo

google analytics