miércoles, 23 de julio de 2014

2160.- La niña y el mocho

Sí. Ese título. Así, tal cual. Porque lo de "tareas domésticas" no me gusta...

El caso es que ayer tuve otro encontronazo con la niña a cuenta de fregar la cocina

Para aquellas que no lo sepáis, tengo una niña de doce años con un pavo que le coge todito entero todo el cuerpo.  Y ayer, estaba castigada a fregar la cocina después de comer. Total, que llena el cubo con poquita agua, echa un mini chorrillo de fregasuelos y se pone a fregar.


vía 5estrellicas.es

¡Madre mía! ¡Qué arte! ¡El mocho sólo rozaba el suelo! Nada de fregarlo. Rozarlo como la que pasa malamente el plumero por las estanterías.

A su tía y a mi nos dio la risa, lógicamente. Y ella, que tiene demasiado orgullo y amor propio, se cogió un cabreo toledano pero terminó fregando toda la cocina.

No soy yo de enseñar labores domésticas. No creo que haga falta empezar pronto con ese coñazo. Es una cosa que, antes o después, aprendes a hacer sin necesidad de "extra escolares". Ni a ella ni a los niños. Es algo que si puedo, prefiero pagarlo y que me lo hagan porque yo también lo odio. Y, aunque no hay que negar ningún tipo de conocimiento, pues como que ese me da pena y pereza tener que enseñarlo.

Mi madre tampoco fue de esas madres que inculcan los quehaceres domésticos a sus hijos. Y lo digo tal cual, hijos. Tengo dos hermanos y son mucho más apañados, domésticamente hablando, de lo que soy yo. Es una parte de la vida familiar que no me gusta y aborrezco. Y ha sido así de siempre. 

Mis amigas han sabido manejarse siempre en ese terreno desde pequeñitas y yo, pues como que lo he aprendido cuando lo he necesitado. ¡Tampoco hay que ser Einstein para coger el mocho!

El caso es que me temo que, lamentablemente y después del super cabreo irracional que se pilló, la niña seguirá fregando la cocina durante toda la semana. Verás como al final, aprende y ¡pasa el mocho con mucho más arte!

Y vosotras, ¿enseñáis a vuestras hijas? ¿Os obligaron a hacerlo de pequeñitas?


14 comentarios:

  1. en mi opinion, no se trata de "ensenarlo" sino de compartir las tareas penosas entre todos en la familia, tanto los padres como los hijos ... no lo veo como una necesidad ensenar técnicas ... solo que no quiero hacerlo todo yo sola !! entonces, si, mis hijos participan en estas tareas (ninAs y ninOs, eso esta claro)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, puede ser error de concepto. En el día a día, ellos ponen y recogen la mesa. El resto no lo hacen ni ellos ni yo, la verdad. Prefiero quitarme de otros placeres antes que tener que limpiar tanto ellos como yo. Besotes.

      Eliminar
  2. Pues mira, te cuento. Somos 6 hermanos y en mi casa llegada cierta edad ( no recuerdo cual, yo creo que más de 12) hacíamos la cocina. Mis padres nos daban un dinero simbólico por recoger, limpiar y fregar la cocina ( creo que eran 100 ptas. cada vez que lo hacías y sólo lo hacíamos en la hora de comer. En la de cenar no.
    No nos enseñaron, simplemente lo veíamos en casa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ellos ven en casa que se limpia y se recoge y que yo, cuando toca limpiar, o su padre, cocinar, pues se limpia y se cocina. De momento, lo de la paga no lo hemos hecho. De cualquier manera, aunque lo ven en casa, algo hay que enseñar porque, visto lo visto ayer, debe ser que no es algo innato. ¡Gracias a Dios! Besos, Beatriz.

      Eliminar
  3. Pues creo que es bueno que aprendan por ellos, y por la familia. Es muy bueno eso de compartir tareas domésticas. Aunque pagues por ello hay que saber valorar el trabajo de los demás. Sólo haciéndolo se sabe lo que cuesta, y además se vuelven más cuidadosos. No te asustes pero estoy con la operación cocinaR. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te digo una cosa, aunque no colaboren mucho ninguno de los tres todavía con las tareas del hogar, siempre, siempre les pido que respeten el trabajo de la persona que nos ayuda. Cierto es también que a la niña le encanta cocinar y siempre deja la cocina recogida porque si no, no le dejo volver a tocar la Thermomix. ;D. Besotes Ana.

      Eliminar
  4. es buenisima tu entrada... recuerdo cuando era niña uff como me molestaba ayudar en casa.. a la fecha no me agrada tanto que digamos jaja pero ahora si tengo opción, no como antes que lo hacia o lo hacia!!!!
    pero agradezco a mi mamá por haberme enseñado o más bien mandado a hacerlo porque uno aprende solito ese tipo de cosas.. pienso que es importante ayudar en casa porque es parte de la formación del caracter.. mi hija tiene cinco años y no quiere hacer nada jaja es mega consentida pero asi sea mal hecho, medio chueco o sin ganas, tiene que cooperar obviamente en tareas de acuerdo a su edad... creo que es lo mejor!
    Saluditos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me temo que mega consentidas son todas o casi todas. Tienen que ir, poquito a poquito, aprendiendo a hacer cosas. ¡No todo en esta vida van a ser rosas y champán! Qué más quisiéramos, ¿verdad? Besotes.

      Eliminar
  5. Hola! cómo me ha gustado el post!!! A mi me obligaban, primero a fregar el desayuno los sábados, luego se fueron incrementando las tareas, el baño, los dorados de la puerta, mi cama, la de mi hermano.... y hasta aquí nunca me quejé, cuando pretendí que mi hermano, mayor que yo 4 años me hiciera también la cama... se armó la de San Quintín! mi hermano! un chico! que qué me pensaba yo!...y aquí empezó mi vida de rebelde... nunca me quejé de nada, de que no me dejaran salir etc, pero eso de que por ser chicho mi hermano no hiciera nada.... me juré que si tenía hijos chicos iban a aprender igual que las chicas, y así está siendo, tengo la "parejita" y los dos hacen las mismas cosas, su cama desde los 6 años y si ensucian el baño lo limpian, y mi madre dice que qué razón tenía yo.... pero ahí sigue ella haciéndole todo....
    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es cierto que los niños casi siempre han estado más consentidos en ese tema y también es bien cierto que nuestras mentalidades están cambiando. ¡Gracias a Dios! Ahora te digo una cosa, mi marido en su casa no pegaba ni chapa y ahora el que cocina es él. Y lo mismo si hay que hacer la cama o poner la lavadora o el lavavajillas. Vamos, que si quieren, pueden que para aprender esas tareas no hay que hacer ningún curso de nada. ¡Qué las madres somos muy tontas! Besotes Edurne.

      Eliminar
  6. Pues yo creo que no les viene nada mal echar una manita en casa y asi de paso van cojiendo experiencia,jaja.
    un bso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Claro que sí! ¡Qué la experiencia siempre es buena! Besos Pilar.

      Eliminar
  7. En lo personal, a mi me enseñaron cuando niña a hacer tareas del hogar, y aunque muchas no me gustaba (como el lavado del baño, por ejemplo) era una obligación de todos para que la casa estuviera lo mejor ordenada posible. Ahora tengo dos crios, una niña de 7 y un niño de 4, y a ellos los he enseñado a que comiencen por recoger los juguetes cuando los usan, (pues no puedo pagar a una empleada doméstica) y a que traten de mantener su recamara ordenada, por lo menos cuando no están jugando. Si ellos me ven haciendo algo, tratan de ayudarme, como sacudir muebles, o limpiar el jardin cuando yo lo hago, pues lo hacemos divertido. Lo que si, es que llegará el día en que me ayudarán a hacer cosas que ellos puedan hacer y que les sirvan para cuando se quieran independizar o irse a vivir a otra ciudad por estudio o trabajo. Creo que cada quien puede enseñar a sus hijos a que hacer y a que no, pero también a enseñarles que las obligaciones no deben ser precisamente malas o aburridas, si se sabe enseñar, hasta puede ser divertidas, como fregar la cocina :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad que si les enseñamos divirtiéndose en mejor que mejor. El problema es que a mi hija con doce años y un pavo que le coge todo el cuerpo, hacerle divertido lo de fregar el suelo de la cocina está bastante complicado. Pero es verdad que todo eso les servirá de mayores y todo lo que se aprende de pequeño, también es bien cierto, que parece que queda más arraigado en el coco. Besos grandes MIriam.

      Eliminar

Gracias por tu comentario, es importante para nosotros.

Puedes compartirlo

google analytics