miércoles, 18 de junio de 2014

2140.- El sueldo de una madre

Ayer, como a casi todos los que tienen trabajo, me tocó cobrar mi sueldo.

No. No os echéis las manos a la cabeza ni gritéis de la emoción, no he encontrado trabajo, ni es un sueldo en “moneditas”. 

Es el sueldo de una madre.

www.sobrevolandoloscuarenta.com
 
Ayer, me tocó recoger a mi hijo y a un amiguito y llevarles hasta el cole de los mayores donde recojo al resto de churumbeles. Hacemos un recorrido “a pata” de unos 500 metros y, para divertirles un poco y que no echaran a correr como posesos, decidí ir dándoles con el paraguas en el culete mientras les llamaba terneritos. Vamos, toda una juerga para ellos y una tontería para los mayores. Cuando en un cruce donde nos cogemos de la mano, le dice mi hijo pequeño a su amiguito: “¿A qué mola mi madre?”

¿Se puede pedir un sueldo mejor? Yo creo que no. Es verdad que con este sueldo no se come, pero se engorda de orgullo ¡de lo lindo!

Pero no acabó ahí la tarde cuando, después de pelearnos chorrocientas veces por los deberes, el mediano, muy introvertido y poco dado a cariños, mientras estoy fregando las sartenes de la cena, sin decir ni una sola palabra, me abraza por detrás y me estruja contra él.

Lavé los platos, sí, ¡pero con mis babas!

Es verdad que hay veces que piensas y repiensas y te planteas muchas cosas de la vida. Sobre todo, si lo estás haciendo bien. Si las decisiones que tomas (o tomaste) son las correctas. Si muchas veces, no nos dejamos guiar por directrices poco honestas o ejemplarizantes. O peor, si no estaremos siendo demasiado ambiciosos y/o materialistas, sin percatarnos que lo importante no es el tener sino, el ser. El querer. El poder. El amar. El luchar...

Ayer, unas pequeñas personitas de seis y diez años, me demostraron, me enseñaron, lo que de verdad importa

Y, a vosotras, ¿qué lección de vida os han dado vuestros pequeños churumbeles?

16 comentarios:

  1. que verdad mas grande, yo recién acabo de entrar en este mundo de las mamis como aquel que dice porque mi niño solo tiene dos añitos y casi no se le entiende cuando habla pero ya he recibido unas cuantas lecciones de esas que tu dices, los hijos te enseñan la lección mas grande de esta vida porque como en un espejo te hacen ver tus defectos y ponerlos ante ti, de esta forma te enseñan a ser mejor personas y eso no se consigue ni con el mejor coach del mundo!!un abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Es verdad! Yo me daba cuenta de lo repelente que me ponía al regañarles cuando mi hija mayor regañaba a sus hermanos pequeños utilizando mi mismo tono y palabras. ¡Un horror! Te corriges a la de ¡ya! Besotes.

      Eliminar
  2. Que post mas emotivo, se me han puesto los pelos de punta !!!

    Besitos !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias Mª Carmen! Me hace muchísima ilusión que os guste lo que escribo. Besitos grandes para tí también.

      Eliminar
  3. Tienes toda la razón! !!!
    Son nuestros pequeños tesoros y nos hacen sentir muy bien.
    A mi peque de 3 añitos últimamente le ha dado por decirme "mamá tu eres buena y guapa y te quiero mucho " y yo claro toda orgullosa, pero cuando estas en la cola de correos y te lo dice tres veces y todo el mundo te mira y se ríe, pues yo a reír también.
    Un besazo guapa! !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Para comérselo! Qué cosas tan bonitas son capaces de decirnos los niños. Y no deberíamos olvidarnos de esa destreza. Sin embargo, sí es cierto que a medida que nos vamos haciendo mayores, se nos olvida expresar nuestros sentimientos de esa manera. ¡Y no debería ser así! ¿verdad?

      Eliminar
  4. Qué hermoso. Allí es donde una dice: Valió la pena esta decisión. Yo tuve un momento en el que me tocó decidir si ejercía mi carrera universitaria o me quedaba en casa con mis hijos. Pienso que hoy día es un privilegio el poder debatirse entre esas decisiones, dada la situación económica. Por supuesto decidí quedarme en casa, aunque a veces me atacaba el gusanillo de la duda y me preguntaba si había tomado la decisión correcta. Hasta que se enfermó mi hija y me tocó estar con ella las 24 horas del día por cinco meses, cuando falleció. Desde ese momento le agradezco a Dios por haberme guiado a tomar mi decisión de quedarme con los hijos. A ella la disfruté desde que la concebí hasta que dio su último respiro. No hay mejor sueldo que ese abrazo que te dio tu hijito, o el comentario que hizo el otro. No lo dudes ni por una milésima de segundo. Gracias por permitirme contar mi punto de vista sobre este asunto. Un fuerte abrazo desde Venezuela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me has dejado con el corazón en un puño! Por un lado siento tantísimo que falleciera tu hija pero por otro lado, me alegro tantísimo por tí y por ella porque pudieras atenderla y disfrutarla todos los días de su corta vida. A menudo tomamos decisiones que no sabemos si son acertadas pero, pienso, que la dedicación a nuestros hijos siempre es un acierto. Por su bien y por el nuestro. Mil gracias a tí por tener la confianza para contarnos tu experiencia y muchos besos desde el otro lado del charco.

      Eliminar
  5. Hermosa historia amiga, lo mejor en la vida es poder ser madre con los altibajos que esto implica, felicidades por la estupenda madre que eres, no te creas que cuando nos quedamos en casa siempre hay dias dificiles, mas con esta cricis, pero lo importante es ver que nuestros hijos van de nuestra mano a alcanzar su metas, en lo particular te cuento que muchas veces me he quedado hasta sin zapatos por cubrir gastos para mi hijo mayor que estudia medicina, y un dia en especial que tenia el pie completamente abierto por mi diabetes, me toco decidir si comprar zapatos o el libro de biologia que le pedian en clase, sinceramente no lo pense, compre su libro, y este 10 de mayo dia de la madre en Guatemala, mi hijo me dejo una carta bajo mi almohada, diciendo: Mama eres lo mejor de mi vida, mi heroina, gracias a ti y a tus innumerables esfuerzo hoy estoy alcanzando mi sueño, en unos años mas sere medico y ese dia mama, nunca mas pasaras apuros de nana, te ama tu hijo B.
    Esta carta y su ver su rostro radiante de emocion diariamente me llena por completo, ya me extendi amiga, lindo dia y un gran fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Extiéndete lo que quieras! Y más para contarnos una historia tan bonita como la tuya de sacrificio y amor. Puedes estar muy orgullosa de lo conseguido. ¡No quiero ni pensar los lagrimones que derramarías al leer esa carta! Sólo de imaginármelo se me eriza el bello. Enhorabuena por todo y muchos, muchos besos.

      Eliminar
  6. mue ha emocionado esto , felicidades por los niños y por saber disfrutar de estos momentos . Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias por tus felicitaciones! Y un abrazo muy fuerte para tí.

      Eliminar
  7. que palabras más bonitas y que sentimientos ....nos has dejado a todas creo yo ...pensando...en si habriamos tomado la decisión correcta ser mamá a tiempo completo o completar la maternidad con las cosas del trabajo...no sabria responderte ...lo que si se que vale la pena todo el sacrificio que se hace por los hijos...es cierto que con sus abrazos y palabras no comemos....pero tenemos lleno el corazón y eso nos hace ser mejor personas y más felices...!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Totalmente de acuerdo! Nunca sabremos que es lo correcto y lamentablemente, es triste reconocerlo pero nos vemos, en muchos casos, obligadas a elegir debido a la mala gestión de la conciliación. Sin embargo, ellos siempre nos llenan de abrazos y generosidad. Y en eso, son un ejemplo. Besotes grandes.

      Eliminar
  8. Me ha encantado tu entrada <3 yo tengo una preciosa hija con autismo y todos los días me dice esta frase " te he dicho hoy que te quiero?", o cuando come algo que le gusta, siempre me dice: "mamá, esto está riquísimo" moviendo los dedos como si fuese un chef, mi hijo mayor sólo pregunta "qué hay hoy para comer???? ains..... mare.... los hijos <3<3<3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí. Los hijos... dan mucho trabajo pero también muchas alegrías. Y nosotras, las madres, que con poquito, poquito nos conformamos. Yo al menos. Un besito a tiempo o un achuchón y se me olvidan todos los males del mundo. Besotes.

      Eliminar

Gracias por tu comentario, es importante para nosotros.

Puedes compartirlo

google analytics