domingo, 1 de febrero de 2015

2277.- Piedra de Patchwork, el ecocraft del mes (paso a paso)


Me gustan las piedras, son objetos sencillos que guardan mucha historia. ¿Cuantas personas se habrán propezado en ellas?. ¿En qué época se formaron sobre la faz de la tierra? .¿Cuantos litros de agua han navegado sobre ellas? Y ademas son elementos perfectos para decorar, sin artificio amontonadas con delicadeza unos sobre otras o cuidadosamente colocadas en una maceta.
Y hoy os traigo una manera preciosa de decorarlas y convertirlas en un pisapapeles, un tope de puerta o simplemente para decorar y que todo crafter querría tener en su hogar.

Vamos a necesitar para esta manualidad:
Una piedra limpia y grande
tijeras para tela
Retales de tela que nos sobraran de la costura
Cola blanca diluida al 50% en agua, una brocha, un cartón para no manchar la mesa (vale también un periódico viejo) y un alfiler.


Lo portero que vamos a hacer es juntar los retales d las distintas telas y con ayuda de un alfiler unirlas para que no se muevan. Y las cortamos en tiras de uno centímetro y medio.





A continuación cortamos cuadraditos de un centímetro y medio de p¡largo para obtener cuadrados idénticos y los ordenamos por colores.




Ahora extendemos sobre la superficie de la piedra una capara de la preparación de cola blanca y agua con la ayuda de la brocha pequeña.
Y vamos colocando despacio los trocitos de tela a modo de teselas, combinándolas a nuestro gusto.







De vez en cuando pintaremos con cuidado las donde se unen las piezas para evitar que se levanten.
También podemos cortar alguna de las piezas en triángulos para salvar las curvas de la piedra. O superponer las piezas para que queden irregulares, eso al gusto de cada uno.



Cuando este terminada la parte de arriba y los laterales, dejamos secar y damos la vuelta a la piedra colocándola  sobre el cartón para evitar que se manche.


Repetimos la misma operación en la parte de abajo y cuando este terminado, le damos una capa ligera a toda la piedra de la preparación. De esta manera queda perfectamente pegado todo y le damos un refuerzo contra el uso y la suciedad.





Y  tenemos la piedra lista para usar. Yo la voy a tener en el escritorio para sujetar papeles, pero también podría ser un regalo perfecto para un amante del patchwork, de las labores o de las telas. Recuerda que puedes hacerlo con las telas que quieras, combinándolas al gusto. Así que no tires ningún retal de las sesiones de costura, nunca se sabe en que piedra pueden terminar. Si quieres ver mas maneras de decorar una piedra, en mi blog Paseando Hilos tenemos alguna sugerencia mas.

miércoles, 28 de enero de 2015

2276.- Los niños piden calma... y cine

¿Sabéis eso tan de moda ahora que se llama "Slow Life"? Pues es lo que los niños nos han reclamado después de las estresante vacaciones de Navidad.

¡Manda narices que unas vacaciones sean estresantes! pero, estoy segura que todas o casi todas, pasáis por lo mismo de casa de uno, casa de otro, cena, comida, cabalgata, compras, excursiones, visitas culturales... ¡Un horror!

Sin embargo creo, o más bien estoy convencida, que es un problemas que tenemos los padres. En mi caso, es un ansia por enseñarles, por visitar, por aprender... Y ¡sobre todo cuando vives en Madrid y tienes mil planes por hacer! 

Muchas de las veces no les preguntamos a ellos qué quieren hacer. De hecho, en mi casa, vemos mal que a la niña le encante el "sofa tumbing" como le llamamos. Si a ellos les preguntáramos, la mayoría de las veces contestarían que quieren disfrutar de su casa. Que quieren aburrirse. O jugar con sus juguetes. O ver la tele sin más. Sin pensar. Sin aprender. Con la mente plana.

El caso es que, estos dos últimos fines de semana después de las vacaciones, debo confesar (con agrado) que no hemos hecho nada especial. Nada más allá de salir a dar una vuelta tarde y cenar fuera de casa el sábado. Y, ¡no veáis lo que lo han agradecido! Hemos vagueado de lo lindo. Hemos disfrutado de casita que además con este tiempo tan frío es donde mejor se puede estar. "Arrebujaditos" en el sofá viendo una peli tonta o montando la casa de los Simpson de Lego. Pero tranquilitos y sin prisas. Sin horarios. Sin, ni siquiera, tener que vestirnos. ¡En pijama todo el día!

Un placer, vamos.

Pero, todo lo bueno se acaba y creo que ya ha llegado el momento de activarnos. Ha llegado el momento de que tiremos la casa por la ventana y ¡vayamos al cine! ¡Qué estoy muy loca! Además, el fin de semana pasado estrenaron un montón de pelis bonísimas para ver y especialmente, dos muy recomendables para ver con niños: "Into the Woods" y "Camino a la Escuela".

Nada tienen que ver la una con la otra. "Into the Woods" es la adaptación del musical de Broadway protagonizado por la inconmensurable Meryl Streep y un elenco de grandes actores que incluye a Johnny Depp y que "entremezcla argumentos de distintos cuentos de los Hermanos Grimm (Cenicienta, Caperucita Roja, Rapunzel) intentando analizar las consecuencias de los actos y deseos de sus protagonistas. (FILMAFFINITY)"


Me muero de ganas de ir a verla porque me chiflan los musicales ahora que, seguro segurísimo que iremos la niña y yo solas y, los machos familiares no se animaran porque no pueden con este tipo de películas. Donde estén las de tiros...

Pero sí les obligaré a ver "Camino a la Escuela" que "narra la historia real y extraordinaria de cuatro niños y niñas, héroes cotidianos - Jackson, Carlitos, Zahira y Samuel - que deben enfrentarse diariamente con una multitud de adversidades y peligros para llegar a la escuela. Estos jóvenes viven en cuatro puntos muy distantes de la tierra, pero comparten las mismas ganas de aprender y son conscientes de que sólo la educación les abrirá las puertas a un porvenir mejor.(ESTRENOS DE CINE)"


Nuestros hijos son conscientes de la suerte que tienen de nacer dónde han nacido pero si les abrimos los ojos un poquito más con la ayuda de películas como ésta, serán todavía más conscientes y tendrán más los pies en el suelo, lo que les ayudará en su formación y en la manera que tendrán de ver el mundo y sus habitantes y relacionarse con ellos. 

Total, que creo que se acabó de alguna manera la "Slow Life" y vuelve ¡el correquetepillo! y me pillaréis, al menos este fin de semana, ¡en el cine!

¿Qué planes tenéis para este fin de semana? ¿Habéis visto ya alguna de estas dos películas? ¿Os han gustado?

lunes, 26 de enero de 2015

2275.- Rellenando el hojaldre

El hojaldre es un caprichito hecho de masa que se estira, se añade grasa se dobla sobre si misma... muchas veces. Tantas que en un mundo con prisas por suerte podemos comprarlo ya preparado, de modo que pasamos directamente a rellenarlo.

Como curiosidad os puedo decir que el origen del hojaldre es antiguo. Ya existían masas hojaldradas en la antigua Grecia y en Roma. A nosotros nos llegaron a través de los árabes, por lo que encontramos muchos ejemplos de repostería medieval de este tipo en las zonas de influencia árabe (hojaldrados, miguelitos, sacristanes... todos ellos dulces típicos)

Un ejemplo de origen árabe del uso del hojaldre lo tenemos en la pastela, mucho más frecuente hecha con pasta filo, pero que con hojaldre queda también estupenda. Su relleno tradicional es carne de pichón, frutos secos y especias como la canela, que le dan un punto entre dulce y salado delicioso. Por supuesto, la podemos hacer también con pollo. De su nombre vienen nuestros "pasteles".


Pastela vía La cocina de Marianne


También podemos rellenar con salado nuestro hojaldre, en forma, por ejemplo, de miniempanadas de atún... o con el relleno que más nos guste, ¡locura! De estos me ha encantado el detalle del sésamo.


Miniempanadas de atún vía La cocina de Aisha


Otra opción es rellenar nuestro hojaldre de verduras, así las hacemos algo más atractivas a los niños, que nunca está de más. Revestidas con esa masa crujiente y brillante son mucho más divertidas, sin duda. Eso sí, recordad que la esencia de esas capas de hojaldre es la grasa, ya sea aceite, mantequilla, manteca... de "ligerito" no tiene nada.


Trrenza de hojaldre y verduras vía Creativegan


A mi me encantan las fiestas en las que ponen como aperitivo saladitos, ¿complicados? ¡para nada! Se pueden hacer en casa con el relleno que más nos guste, desde el jamón y queso, pasando por el atún, la sobrasada o las salchichas y la chistorra. Dispuesto en espirales o en paquetitos doblados y cortados a continuación. Yo en ocasiones hago espirales de jamón y queso, concretamente os recomiendo el havarti loncheado, queda de lujo.


Saladitos de hojaldre vía Un domingo en mi cocina


Volviendo a lo dulce, podemos preparar unos clásicos rollitos de canela. Sólo hace falta estirar la masa, disponer el azúcar y la canela, enrollar y cortar en secciones de, así a ojo, un dedo gordo de grosor.


Rollitos de canela vía Mamá Papillon


Puede que no nos guste la canela, volvamos a la infancia. Añadiendo un punto extra de dificultad dentro de la sencillez, estiramos la masa, la cubrimos de azúcar por ambas caras y disponemos los pliegues en paralelo antes de cortar nuestras propias palmeritas. Deliciosas y crujientes, a quien le guste que las cubra de chocolate fondant... si es que le da tiempo, claro. En mi casa han caído siempre antes de intentarlo.


Palmeritas vía Pequerecetas


Volveremos a vernos con unas cuantas recetas de cara a San Valentín, corazones.   (^ 3 ^) ¡Muac!

.

popstrap.com